jueves, 3 de junio de 2010

EMINENCIA (Parte 1)

En 2003, el sociólogo Charles Murray publicó un excelente libro titulado “Human accomplishment”, en el que estudiaba, con sumo detalle, las figuras eminentes de la humanidad en las ciencias y las artes, entre el año 850 A.C. y el año 1950.

No voy a entrar en detalles ahora, pero su exhaustiva exploración se basó en la escrupulosa consulta de un elevado número de enciclopedias temáticas editadas en distintos países para evitar las tendencias chauvinistas.

Una figura eminente es quien resulta mencionado en al menos el 50% de las enciclopedias consultadas. El análisis de la información de esas enciclopedias permitió calcular un índice resultante de comparar una figura con el resto. La puntuación bruta se calculó atendiendo a la cantidad de material dedicado a la correspondiente figura en las distintas enciclopedias.

En otro momento presentaré las figuras más relevantes de la humanidad.
Ahora voy a centrarme en las figuras españolas.

El índice de eminencia se consigna en el paréntesis.
El valor máximo de ese valor es 100.

ASTRONOMÍA: Al-Zarqali (7)

BIOLOGÍA: Miguel Servet (26), Severo Ochoa (7)

QUÍMICA: Fausto Elhúyar (4)

CIENCIAS DE LA TIERRAAndrés del Río (7)

FÍSICA
MATEMÁTICAS

MEDICINA: Santiago Ramón y Cajal (4)

TECNOLOGÍA: Juan de la Cierva (8)

ARTES VISUALES: Pablo Picasso (77), Diego Velázquez (43), Francisco de Goya (41), El Greco (24), Salvador Dali (12), Joan Miró (12), Francisco Zurbarán (8), José Ribera (7), Juan Gris (5), Bartolomé Murillo (5), Julio González (3), Pedro Berruguete (2), Alonso Cano (2), Alonso Berruguete (1), Juan de Valdés (1)

LITERATURA: Miguel de Cervantes (29), Lope de Vega (24), Pedro Calderón de la Barca (22), Luis de Góngora (13), Federico García Lorca (13), Francisco de Quevedo (12), Miguel de Unamuno (12), Juan Ramón Jiménez (7), Antonio Machado (7), Garcilaso de la Vega (6), Margaret de Angouleme (6), José Zorrilla (5), Pedro de Alarcón (5), Benito Pérez Galdós (5), Tirso de Molina (5), Santa Teresa de Jesús (4), Mateo Alemán (4), Gustavo Bécquer (4), Baltasar Gracián (4), San Juan de la Cruz (4), Pío Baroja (3), Jacinto Benavente (3), José Echegaray (3), Fernando de Herrera (3), Fray Luis de León (3), José María Pereda (3), Lope de Rueda (3), Arcipreste de Hita (3), Agustín Moreto y Cabana (2), Rafael Alberti (2), Théodore d’Aubigné (2), Juan Boscán (2), Juan Manuel (1), Fernando de Rojas (1)

MÚSICA: Manuel de Falla (9), Tomás de Victoria (6), Isaac Albéniz (4), Antonio Cabezón (3), Enrique Granados (3), Cristóbal de Morales (2), Luis de Milán (2), Alfonso X (1), Roberto Gerhard (1), Francisco Guerrero (1), Alonso Mudarra (1), Luys de Narváez (1), Juan Pablo Pujol (1), Antonio Soler (1)

FILOSOFÍA: Averroes (11), Maimonides (6), Avicebron (2), Santayana (2)

El más destacado según su puntuación de eminencia en Ciencias es Miguel Servet --26 sobre un máximo de 100--. Averroes logra un 11, Juan de la Cierva 8, Severo Ochoa 7, Ramón y Cajal 4.

¿Qué ocurre con las artes?

En artes visuales, Pablo Picasso obtiene una puntuación de 77 y es superado únicamente por Miguel Ángel.

Diego Velázquez alcanza 43, Francisco de Goya 41 y Salvador Dalí 12.

En literatura nadie llega a la puntuación de 50: Miguel de Cervantes se lleva un 29, Lope de Vega 24 y Pedro Calderón de la Barca 22. Rafael Alberti logra un 2, Antonio Machado 7 y Federico García Lorca 13 --igual que Góngora y un punto más que Quevedo--.

Por último, en música no se logra superar la puntuación de 10 sobre el máximo de 100. El ganador doméstico es Manuel de Falla con 9, seguido por Tomás de Victoria (6) e Isaac Albéniz (4).

En suma, en las artes salimos un poco menos descalabrados que en las ciencias. Pero antes de abrirle la puerta a la tendencia triunfalista, veamos, sin ir más lejos, una comparativa con nuestros vecinos de Francia.

En el caso de la literatura, nuestros vecinos acumulan 147 personas eminentes, es decir, nos cuadruplican. En artes visuales poseen 93 personas eminentes, y, por tanto, seis veces más que los españoles. En música ellos atesoran 85 personas eminentes, es decir, seis veces más que quienes residen debajo de los pirineos.

Como psicólogo me asalta la hipótesis, agazapada en un rincón de mi estudio, de que ellos --los franceses-- son más ‘listos’ que nosotros.

Busco entre mis libros para hallar una respuesta a la pregunta: ¿son realmente más listos que nosotros?

Más adelante daré la respuesta.

2 comentarios:

  1. Como es que no sale Leonardo Torres quevedo

    ResponderEliminar
  2. Lo ignoro, pero no se encuentra en el listado. Bien visto. R

    ResponderEliminar