sábado, 31 de diciembre de 2011

2012


Mañana comienza 2012.

Según el calendario maya sucederá algo que únicamente se produce cada 26.000 años: la alineación del Sol con el centro de la Vía Láctea.

El mundo, tal y como lo conocemos, será destruido.

No se trata del cataclismo físico que pudimos ver en la película de Roland Emerich, sino de un cambio de era.

Como nos recordaba, correctamente, Crichton, vivimos en un planeta vivo y violento. Regularmente se producen miles de fenómenos meteorológicos virulentos que destruyen, pero que también son el preludio de algo nuevo.

La actual crisis económica, que no es global por mucho que se insista en que así es, puede ser prólogo de un cambio de perspectiva. O no.

Estábamos acostumbrados a un estado de bienestar a todas luces absurdo y ahora que muchos han sido bajados de ese carro por las circunstancias vigentes pensamos que debemos ir hacia algo diferente. Pero no se sabe muy bien hacía dónde, esa es la verdad.

Ingenuamente suponemos que podemos manipular las condiciones para que vayan en la dirección que deseamos, pero nuestro planeta y su interacción con la humanidad es un sistema complejo.

Y en un sistema de esa naturaleza, cambiar algún elemento influye en el resto de modo impredecible, de modo que el siguiente cambio ya no tendrá el efecto predicho en la pizarra --o en un programa de simulación, por sofisticado que sea.

Diariamente nos proyectan gráficas con las subidas y bajadas de indicadores económicos o temperaturas, pensando que observando atentamente podremos vislumbrar el siguiente paso y adelantarnos a los acontecimientos.

Pero la escala espacio-temporal del universo no nos cabe en el reducido espacio de nuestro cráneo.

Los humanos somos unos seres interesantes, pero no lo suficiente como para que nos aventuremos a jugar con el fuego del cosmos sin quemarnos.

Los mayas pueden estar en lo correcto o no, pero, en realidad, es irrelevante.

El mensaje importante es que nos ayuda a ver que habitamos un fascinante universo que no comprendemos demasiado bien, pero que es nuestro hogar.

Un universo que no para de transformarse siguiendo sus propia leyes.

Es ingenuo  pensar que nuestras acciones puede alterar su curso.

Desde aquí les transmito mis mejores deseos para 2012.

Vivan y dejen vivir.

2 comentarios:

  1. Calendario Maya 2012

    El 21 de diciembre de 2012, termina el ciclo del cuarto sol Maya y su último período de 5.200 años, que son exactamente 64.315 lunas; es decir, 95 ciclos de 677 lunas. El inicio de este último ciclo de 677 lunas que culminará el 21 de diciembre de 2012, fue el 27 marzo de 1958. El acontecimiento relevante que sucedió por esa fecha; fue el primer aprovisionamiento de armas, vía aérea, enviado a la guerrilla cubana, dirigida por Fidel Castro, en la Sierra Maestra; y con este hecho su consiguiente y clave fortalecimiento, para nueve meses después tomar el control de Cuba, 8 de enero de 1959.
    El significado del número 95 (5 x 19) es: “Confrontación con la afrenta de los tiempos”. Precisamente de eso se tratará, de una develación de parte y parte, de engaños generalizados, debemos estar atentos a la cúspide de los próximos acontecimientos. El significado del número 677 (primo Nº 121) es: “Sacrificio que exime la culpa o mortandad”; respecto a esto, particularmente creo y considero que estamos muy próximos a un gran acontecimiento trasatlántico y geográfico, que será el inicio del retorno de los continentes a su estado original, La denominada Pangea, unión de todos los continentes en una sola masa de tierra o gran continente madre.
    La división de esta Pangea no sucedió hace millones de años, ni tampoco fue causada por el desequilibrio producto de la caída de meteoritos como nos explica la ciencia actual; fue ocasionada por el agua contenida en la cola de un cometa, que pasó durante 40 días muy cerca del planeta Tierra; este acontecimiento o “Diluvio Universal” es explicado de varias y similares maneras en muchas culturas antiguas, y en diferentes continentes; muy explícitamente en escrituras sumerias y cuneiformes, también en la Biblia.
    Este exceso de agua o su peso, fue el que desestabilizó la existente Pangea en ese entonces, para 104 años después, de tal acontecimiento, provocar el cambio del eje terrestre y las llamadas derivas continentales o división de la Pangea; acontecimiento mundial que dio origen a los actuales continentes. Estas apreciaciones distan mucho de las fechas multimillonarias que fija la ciencia actual; todo esto lo confronto y sustento muy detalladamente en el libro “Veneciuela Matriz de la Historia Universal”, que es de lectura gratuita en la web: www.cronicabiblica.com y www.lucasblancoacosta.com.

    ResponderEliminar
  2. Las derivas continentales o división de la Pangea, son un mismo relato en la cultura griega y hebrea; en las narraciones de la Atlántida de Platón y la detención del sol y la luna relatada en libro de Josué; Este Josué, en su reacción de fe, solo fue un observador; lo que sucedió fue que él viajaba en su continente mientras hacia la guerra contra cinco reyes en Gabaón, y Josué y todos los que observaban con él, que el sol y la luna no se movían, era porque el continente donde se encontraban derivaba como un barco; de eso ellos no estaban conscientes, pero sí de que el sol y la luna permanecieron fijos en los lugares denominados Gabaón y Ajalón; es decir, ambos, los observadores y los astros, se estuvieron moviendo relativamente casi un día.
    Bueno, expliqué esto aquí a grandes saltos, por razones de espacio y para resaltar que el inicio del retorno de los continentes a su estado original está en sus preliminares; es decir, la conformación de la Pangea está muy pronto a disponerse; porque el agua que dejó el cometa que provocó el “Diluvio Universal” ha descendido mucho su nivel y muy pronto esta falta de peso desavendrá el nuevo desequilibrio, provocando el retorno de los continentes a su estado original, La denominada Pangea.
    Para no complicar las cosas con más números y ciclos de la historia, dejo dicho de una vez, que en este período, el año más probable para este gran acontecimiento es el 2012; entre el 18 de marzo de 2012 y el 21 de diciembre de 2012, porque es donde coinciden y se interceptan una serie de ciclos históricos y profecías indígenas y bíblicas, que mayormente se han interpretado como el fin del mundo; pero no se trata de eso, sino del inicio de grandes descubrimientos y cambios que llevarán finalmente al establecimiento de la verdadera fe en Dios, en la creencia y certeza de su palabra, en la justicia, paz y seguridad, en todo este mundo. Según los Mayas, el inicio del Quinto Sol y según la Biblia, el inicio del Quinto Reino.
    Entonces, regresando a la interpretación del número 677, que es: “Sacrificio que exime la culpa o mortandad”, es necesario que pongamos de nuestra parte y empecemos hacer sacrificios o cambios que nos pongan en paz con Dios y nuestros semejantes. El sacrificio más importante ya lo hizo nuestro Dios, al enviar a su hijo Jesucristo para que sea nuestro Redentor, y como mismo dice la palabra de Dios, solo cree que Jesús es tu Redentor y serás salvo tú y tu casa. Un abrazo fraterno a todos lo que prestaron atención.

    ResponderEliminar