FIRMA INVITADA. ¡La globalización va de veras! –por Antonio Andrés Pueyo

Los dirigentes de la élite dominante de China quieren tener sus residencias en Chipre. Las ofertas de becas para estudios de doctorado a graduados españoles llegan desde Nueva Zelanda. Un profesor de Sudáfrica envía la promoción de un “SummerCourse” en Ciudad del Cabo. Las últimas tesis que he dirigido son de estudiantes argentinos, chilenos y sudaneses. También de una catalana que, para celebrarlo, ¡se va de excursión al desierto central de Australia!

Cada vez nos piden más actividades formativas desde Latinoamérica y aparecen en nuestros Masters y Doctorados estudiantes de Rusia, Rumania o China.

Es verdad que hace ya muchos años que los turistas del norte de Europa se han afincado en Alicante y el sur del Mediterráneo, pero ahora he sabido que los más aventureros de estos países, incluso los franceses, se van de turismo a las zonas rurales de Colombia, Ecuador o Perú a su “bola”.

En mi primer vuelo en el Airbus 380 con destino a Houston, tengo de compañero de fila a un padre (no mas de 40 años) y su hijo (de unos 8 años). Ambos vienen de Sudán y van a USA. Mi encuentro es en Frankfurt. Hablamos y me dicen que van a Cleveland, donde viven, y que vienen desde Jartum. El niño juega con una consola tipo iPad. Conversamos y me dice que vienen de ver a su familia (los abuelos del niño) en Jartum. Y ante mi pregunta de cortesía acerca de cómo había ido la visita, me contesta que ya me lo puedo imaginar. Sudán es un país dividido, un país en guerra.

Una vecina de la ciudad catalana donde nací, y en la que veraneo, me explica la experiencia de intercambio universitario de su hija, una joven estudiante de Turismo. Se pasó un año en Brasil. Cuando le pregunté si había estado en Sao Paulo, Brasilia o Rio de Janeiro, me respondió que no era ninguna de estas ciudades (ni tan siquiera Manaus). Había hecho un intercambio en una ciudad poco conocida del Estado de Minas Gerais, a medio camino de la capital y la zona mas rural de ese Estado que, por lo visto, es de lo más atractivo para visitar.

Si nos ocupamos del trabajo y las empresas, pues más de lo mismo.


Jóvenes y graduados españoles están trabajando en Australia, Alemania, Noruega, Canadá, USA, Colombia, Puerto Rico, Singapur, Qatar, India, Filipinas, Nepal, en fin, en todo el mundo. Van y vienen en avión como quien coge el tranvía o el autobús para ir al trabajo. Y las empresas ya no están en ninguna parte, aunque las encontramos en todos los lugares.

Una historia real, cercana: una buena estudiante acaba su carrera en Barcelona, hace un Master y encuentra trabajo “de lo suyo” en Barcelona. Su novio trabaja para una compañía de cruceros turísticos. En tres años abandona su trabajo en Cataluña, se casa en República Dominicana y se van a vivir a Singapur. Ahora han tenido un hijo. No hay problema, los abuelos viajan a Singapur un par de veces al año porque ¡tampoco está tan lejos!

La expedición de Magallanes alrededor del Mundo 'solamente' supuso cinco años y, de hecho, perdió la vida en el intento.

Si nos interesamos por la política, especialmente por la dura confrontación que representan las guerras en Oriente Medio, entonces la globalización es más que impresionante.

Me he interesado un poco por el fenómeno de Al Qaeda y su breve historia. Así llegué a saber que sus fundadores fueron estudiantes universitarios de Arabia Saudí y Egipto, que se fueron a los USA – en los años 70 - para convertirse en los dirigentes “modernos” de sus países de origen y promover una revolución tecnológica y científica. Al volver se convierten en los dirigentes, sí, pero de la avanzadilla más retrograda y radical que uno se pueda imaginar. Organizan Al Qaeda primero, y, después, el Estado Islámico.

Tras pasar por las mejores universidades de California, Massachusetts o Illinois, volvieron para instruir y liderar grupos de universitarios egipcios, sudaneses, saudíes y pakistaníes, desde las más arcaicas formas del islamismo radical para combatir el secularismo y los avances sociales de occidente. Se trasladaron a Afganistán, a sus montañas más inhóspitas, lucharon contra los rusos, implantaron el “talibanismo” más brutal y desequilibraron esa zona geopolítica. De ahí se generalizó – por Kenia, Sudan, Yemen, Indonesia, el Norte de África, Mali, incluso Sri Lanka – la “guerra santa”.

Ahora, además de los atentados terroristas, hay una guerra abierta del corte más tradicional y casi fratricida extendida por Siria, Irak y otras zonas adyacentes. El radicalismo islámico ha afectado a los USA, España, y UK, pero también a Indonesia, Malasia, Kenia, Somalia o Australia (que siempre parece tan lejana).

El ultimo grito en “globalización radical” es ir desde Terrassa, Lieja, Utrecht o Birmingham a alistarse en las milicias del califato y allí, en nombre de una “utopía islamista”, cometer tremendos actos violentos que recuerdan la edad media y las guerras sin drones, con ahorcamientos y degollamientos poco sofisticados. Y también ir, como enviados del cielo, a masacrar a los pecadores occidentales tumbados en bikini en las playas de Túnez, o a asesinar a los dibujantes que se atreven con los comics que representan a Mahoma.

La globalización es impresionante también en el deporte, y no solo se aprecia cuando se sigue el mundial de motociclismo o de automovilismo por la televisión.

Estuve viviendo unos meses en USA y comprobé que, en la Universidad, practicaban un deporte, entre los muchos vigentes, que desconocía: el Ultimate Frisbee. Había una gran afición y ligas universitarias de alcance mundial. Al regresar a Barcelona me hablaron de que había unos equipos que lo practicaban en las playas de Castelldefels. Bien, nada de particular. Cuando me explicaron con mas detalle de qué iba y quién lo jugaba, volví a toparme con la globalización: eran unos 20 miembros (¡y miembras!) de varios países, además de la zona: noruegos, colombianos, dominicanos, ingleses y canadienses.

Ya no hablo del deporte profesional porque, como en el resto de actividades, el intercambio mundial no tiene parangón. Incluso la escalada y el alpinismo, que parecían haber conquistado las cimas mas elevadas de los Alpes, los Himalayas, las Rocosas, los Andes y otros macizos en África, ahora se interesan por montañas desconocidas en Siberia o Kirguizistan.

Ves un partido de futbol de una selección cualquiera y los jugadores están repartidos por el mundo. Y no digo nada del Camino de Santiago porque el administrador de este blog ya lo ha explicado en otra ocasión, pero cualquiera diría que es la ONU.

La globalización es algo que ha crecido de una forma tan inusitada que se podrían escribir mil anécdotas e historietas que nos entretendrían mucho y nos darían para hablar una buen rato, especialmente con una cervecita y unas olivas en una terraza de verano. Nos vamos a conformar con leerlo en el blog y recrearlo en la memoria, al menos durante el periodo que ha durado esta lectura.

Buen verano donde estéis y atender a la diversidad internacional con la que os encontréis. No hagáis asco al sushi, la paella, los noodles, las hamburguesas, los humus, las brochetas, los tés con grasa de yak, el salmón ahumado, las hormigas fritas, los ceviches, las ollas podridas, pizzas, tortillas (no de patatas, ¿eh?), sopas miso, enchiladas, barbacoas o parrilladas criollas, la ingera o el momo, el miryani, el arroz con coco o lo que sea.

Disfrutad de lo que no conozcáis. Siempre podréis recordar las croquetas y macarrones de vuestra infancia en un ataque de añoranza.

Pero, sin duda, el mundo se ha convertido en un auténtico pañuelo que nos envuelve a todos.


Read more...

Sandra Scarr y las teorías de la socialización

En 1997, la Profesora Sandra Scarr –excelente genetista de la conducta y quien, por lo que sé, ahora vive en Hawái cultivando lo que sea que se cultive por aquellos lares –escribió un magnífico capítulo en el que se comparaba las teorías de la socialización con las teorías genéticas. Ese capítulo se incluyó en un libro editado por Robert Sternberg y Elena Grigorenko (Intelligence, Heredity, and Environment).

Scarr comienza dejando claro que una teoría cabal (a) debe generar predicciones sobre las observaciones conocidas y (b) generar hipótesis que se puedan contrastar con futuras observaciones. Según ella, las teorías de la socialización han fracasado en este sentido.

Si preguntamos por qué los niños de un determinado Grupo (A) tienen una excelente habilidad de lectura, la respuesta depende del grupo con el que les comparemos.

Si comparamos el Grupo A1 con el B1 (A y B representan distintos genotipos) en las mismas condiciones de enseñanza, la explicación estará en las diferencias entre las características personales de los niños (incluyendo sus diferencias genéticas).

Si comparamos el Grupo A1 con el A2, niños similares con condiciones de enseñanza excelentes y mediocres, respectivamente, la explicación estará en las condiciones de enseñanza.

Generalmente se suele optar por explicaciones que den cuenta de más variación del fenómeno a explicar, causas que tengan mayor poder explicativo, incluso aunque no sean manipulables por ahora:

Como científico, mi papel es explicar el desarrollo humano.
En este contexto, debe optarse por las causas que explican los hechos de modo más completo, incluso si no son manipulables en el momento actual”.

Los hermanos adoptivos criados en el mismo hogar desde los primeros días de su vida, no son más semejantes que personas elegidas aleatoriamente de la población. La mayor parte de la variación ambiental se debe a las experiencias individuales que los hermanos no comparten. La teoría de la socialización que se centra en las prácticas de crianza paterna (que se supone varían especialmente de familia a familia –entre-familias) no explica más del 10% de la varianza de la inteligencia. Y eso en el mejor de los casos.

La genética de la conducta aporta evidencias respecto a que las diferencias de inteligencia según la clase social provienen, en gran medida, de la variabilidad genética, no de las diferencias en las oportunidades para aprender, siempre que hablemos de familias no abusivas, descuidadas, o culturalmente diferentes (naturalmente). Siempre es posible encontrar esa clase de importantes excepciones, pero eso no anula la tendencia general.

La movilidad intergeneracional, basada (en parte) en los logros educativos e intelectuales, garantiza que algunos niños de baja clase social mejorarán su estatus y algunos niños de clase social alta empeorarán su estatus. Por tanto, en cada generación, las desigualdades intelectuales que separan a las clases sociales se reequilibran. Puesto que los efectos ambientales entre-familias son muy reducidos, las diferencias de clase social deberán ser genéticas en buena medida y en algún modo heredables. Por alguna razón cuesta muchísimo aceptar este hecho.

Los científicos de la conducta creen que las diferencias individuales en inteligencia y en logros están bajo control del esfuerzo individual y la voluntad personal.
No pasa nada si algunas personas son más inteligentes y logran más cosas porque trabajan más duro que otras, pero resulta inaceptable que algunas personas tengan un mayor potencial”.

Scarr cree que los investigadores de la socialización se van convenciendo de (a) la influencia ubicua de las diferencias individuales de inteligencia y personalidad sobre las variables de socialización que ellos estudian y (b) la necesidad de considerar la variabilidad genética.

Yo soy más pesimista. Lo que veo a mi alrededor me aleja de esa percepción de Scarr. El mundo académico sigue preso de lo que es admisible decir en público, aunque en privado reconozca lo inevitable.

¿Cómo revisar la teoría de la socialización?

Piensa Scarr, con razón, que el supuesto de que los programas de educación paterna pueden remediar con facilidad una mala crianza, simplemente aportando información a los padres, es cuestionable. En cambio, los programas de educación paterna pueden mejorar una mala crianza en la medida en que consideren las diferencias intelectuales entre los padres que de modo natural usan diferentes prácticas.

La teoría de la socialización describe las relaciones entre los padres y sus niños, pero no predice, ni explica, la baja covariación entre las conductas de los padres y sus niños. La teoría de la socialización debería considerar las correlaciones genotipo-ambiente que describen los papeles evocativos y activos que juegan las personas al crear sus propios ambientes.

El ambiente no tiene el mismo significado para todas las personas. ¿Por qué es tan complejo ser consecuente con este hecho demostrado?

Es evidente que los organismos no se desarrollan sin ambientes, pero parece que debe recordarse que los ambientes no tienen efecto en organismos que no están presentes.

Las diferencias de naturaleza biológica que sabemos separan a las personas en inteligencia, personalidad, motivación y emoción, contribuyen a sus distintas experiencias.

Las personas se exponen diferencialmente a las oportunidades de tener experiencias (qué escuchar y qué ver, qué ignorar, dónde ir y con quién):


More important than objetifying environments is to know how individuals construct their experiences from those environments to which they are exposed and to understand how they integrate what they encounter with what they are”.

Cristalino.

Read more...

La heredabilidad de los rasgos humanos: Un meta-análisis basado en 50 años de investigación con gemelos

Se publica en ‘Nature Geneticsun ambicioso informe sobre más de 17.000 rasgos considerados en más de 2.700 publicaciones (entre 1958 y 2012, aunque la mitad se publicó después de 2004) en las que se han estudiado alrededor de 15 millones de pares de gemelos de 39 países.

La heredabilidad promedio calculada es del 50% y para casi el 70% de los rasgos los resultados sobre la semejanza fenotípica de los gemelos se pueden explicar por simples efectos genéticos aditivos. Además, los datos son inconsistentes en general con una influencia sustancial del ambiente compartido y de los factores genéticos no aditivos.

La evidencia revisada cuantitativamente en este informe es tan compleja que los autores se ven obligados a habilitar una web para facilitar la consulta de resultados:


Este es el punto del se que parte:

las diferencias individuales en los rasgos humanos se han estudiado durante más de un siglo, pero las causas de la variación en esos rasgos siguen siendo objeto de controversia”.

Los estudios GWAS (Genome-Wide Association) han ofrecido hasta ahora pobres resultados, hecho que ha dado origen al concepto de ‘heredabilidad perdida’. Es decir, existe un desfase enorme entre lo que se sabe por los estudios sobre la heredabilidad en genética cuantitativa y los resultados de la caza de genes usando una aproximación molecular.

Ese desfase despertó la sospecha sobre la presencia sistemática de efectos genéticos no-aditivos. Este macro-estudio pretende averiguar en qué medida esta sospecha posee apoyo empírico.

Los rasgos pudieron clasificarse en 28 categorías, aunque las diez más investigadas son: temperamento y personalidad, peso corporal, depresión, funciones cognitivas de alto nivel, trastornos de conducta, trastornos mentales y conductuales derivados del consumo de alcohol, trastornos de ansiedad, estatura, y trastornos mentales y conductuales derivados del consumo de tabaco.

La semejanza observada en los gemelos monocigotos (MZT) para los rasgos evaluados fue de 0.64, mientras que para los dicigotos (DZT) fue de 0.34. La heredabilidad fue de 0.49 y el efecto del ambiente compartido fue de 0.17.

Usando las palabras de los autores:

el buen ajuste de los datos a un modelo simple de semejanza familiar es inconsistente con la hipótesis de que una parte relevante de la variación en los rasgos humanos se puede atribuir al ambiente compartido o a la variación genética no-aditiva”.

La conclusión se deriva del hecho de que, masivamente, la semejanza de los MZT es el doble que la de los DZT, es decir, la predicción que puede hacerse desde una perspectiva puramente genética.


En cualquier caso, la conclusión no es completamente generalizable.

Los casos más claros se concentran en los dominios neurológicos, del sistema respiratorio, del cardiovascular y del oftalmológico. Solamente en tres de los 28 dominios se contradice la conclusión general (actividades, reproducción y dermatológico).

En cuanto a rasgos más concretos, más allá de los dominios generales, en ocho de los veinte más investigados la conclusión más simple tampoco se mantiene: trastornos de conducta, estatura, funciones cognitivas de alto nivel, hiperactividad, uso de alcohol, consumo de tabaco, ansiedad, y peso.

Es decir, en estos casos, el efecto del ambiente compartido y de los factores genéticos no-aditivos es distinto de cero.

Si quieren saber más sobre lo observado en alguno de los rasgos concretos, no tengan reparo en consultar la web señalada anteriormente. La lectura del artículo puede producir una impresión relativamente engañosa.


Read more...

Camino (Francés) de Santiago: Tramos con encanto.

Desde 2004 vengo recorriendo tramos del Camino que discurre entre Roncesvalles y Santiago de Compostela. Pasé, a píe, entre dos y tres veces por la mayor parte de ellos, pero en distintos momentos de la primavera para estimular la variedad paisajística.

Sin paños calientes: hay tramos horrorosos (polígonos industriales incluidos), sosos (andaderos pegados a carreteras con abundante tráfico) y encantadores (agradables pistas forestales, bosquecillos y restos de calzadas romanas).

En este post propongo recorrer ese camino centrándose exclusivamente en los, a mi subjetivo juicio, tramos con encanto.

Una estrategia inteligente supondría engañar a alguien para que nos acompañase con un vehículo de apoyo que nos permitiese cambiar de zona sin invertir demasiado tiempo en el proceso.

Durante casi 800 kilómetros, el Camino atraviesa Navarra, Logroño, Burgos, Palencia y León, antes de adentrarse en Galicia. Dividiré mi propuesta por provincia, señalando distancias aproximadas (nunca se fíen de las numerosas guías que se publican y actualizan regularmente –algunos caminantes acaban sentados en la consulta del psicólogo por exceso de confianza en los gurús).

Navarra (61 km):

Tramo 1: Roncesvalles-Zubiri (22 km). Un recorrido delicioso (y descendente) por el Pirineo navarro. No tengan prisa, deténganse con frecuencia y gocen del paisaje. Además, evitarán que sus rodillas se resientan.


Tramo 2: Cizur Menor-Obanos (17 km). Aquí se supera el famoso alto del perdón, que suele hacer estragos en algunos caminantes cuando se une al pedregoso descenso. En Obanos confluye el camino de Roncesvalles con el de Somport. Aproveche para visitar Puente la Reina, y, por supuesto, Unate.


Tramo 3: Estella-Los Arcos (22 km). La salida, hasta Azqueta, es una delicia. Haga una parada en el Monasterio de Irache. Desde Villamayor de Monjardín hasta Los Arcos hay 13 km de campo, sin nada a lo que agarrarse. Fenomenal.


Logroño (41 km):

Tramo 4: Los Arcos-Viana (19 km). Un recorrido campestre bastante atractivo que incluye el encantador pueblo de Torres del Río. Viana merece una visita tranquila.


Tramo 5: Nájera-Santo Domingo de la Calzada (22 km). Una vez más, un trayecto campestre entre viñas de la rioja. Tómeselo con calma.


Burgos (60 km):

Tramo 6: Villafranca de los Montes de Oca-Agés (16 km). El caminante se pierde subiendo a esos montes aislados, alcanzando San Juan de Ortega (con su interesante monasterio) y re-encontrándose en la aldea de Agés, donde hay más caminantes que habitantes.


Tramo 7: Rabé de las Calzadas-Hontanas (19 km). Probablemente uno de mis tramos favoritos. Entre Rabé y Hornillos, la nada. Entre Hornillos y Hontanas, más de esa nada, pero con el interesantísimo albergue de Arroyo San Bol (un lugar muy especial).


Tramo 8: Castrojeriz-Frómista (25 km) –Frómista es provincia de Palencia. Ambos son lugares bastante interesantes. La subida al alto de Mostelares es mítica. Ofrece unas vistas fenomenales para compensar el esfuerzo. Hasta Itero de la Vega disfrutaremos de un magnífico paisaje castellano y seguiremos en esa línea hasta Boadilla del Camino. A Frómista llegaremos por el Canal de Castilla. Si pueden invertir un poco de tiempo en visitar Carrión de los Condes y Sahagún, antes de desplazarse a Astorga, no duden.


León (58 km):

Tramo 9: Astorga-Rabanal del Camino (20 km). Una ruta interesante para adentrarse en los montes de El Bierzo. Rabanal es un pueblo delicioso, aunque no son pocos los caminantes que siguen hasta la destartalada aldea de Foncebadón. Yo prefiero cubrir ese espacio temprano por la mañana, pero para gustos los colores.


Tramo 10: Rabanal del Camino-Molinaseca (25 km). Este tramo permite disfrutar de los maravillosos montes de El Bierzo (nuestro particular Sangri-La). Pasaremos por la mítica Cruz de Ferro y a partir de aquí comenzará un largo descenso hasta Molinaseca (donde será obligado remojar los sobrecalentados píes). No tengan reparo en descansar con frecuencia durante la bajada. En El Acebo preparan unos increíbles bocatas. Coman.


Tramo 11: Vega de Valcarce-O Cebreiro (13 km). Subir a la aldea de O Cebreiro, pasando por Faba, es una experiencia fenomenal, especialmente si se hace temprano por la mañana. Los juegos de luces son increíbles (si hay sol, algo no demasiado frecuente). Es una pena que una gran parte de los caminantes cubran este trayecto después de haber recorrido casi 18 kilómetros desde Villafranca del Bierzo. No es lo mismo, créanme.


Galicia (78 km):

Tramo 12: O Cebreiro-Triacastela (22 km). El descenso hasta la aldea de Triacastela castiga a los caminantes, pero merece la pena. Se pasa por el famoso alto de San Roque (que no es particularmente alto) y el temido Alto do Poio (no es para tanto). Conviene repostar en Fonfría antes de abordar el largo descenso.


Tramo 13: Triacastela-Furela (11 km). Algunos dicen que es el tramo más bonito del Camino. Algo de razón tienen, siempre que se use la variante de San Xil, naturalmente. Madruguen.


Tramo 14: Sarria-Portomarin (23 km). A partir de aquí podemos experimentar problemas de tráfico humano. Cruzaremos el kilómetro 100. Si es posible, eviten los meses punta (Mayo, Junio y Julio). Es un tramo bonito, pero se disfruta más en soledad. Tanto Sarria como Portomarín son pueblos que merecen una sosegada visita.


Tramo 15: Melide-Ribadiso (11 km). En Melide se puede, y se debe, degustar su maravilloso pulpo. Especialmente famoso es Ezequiel. Los más de 10 kilómetros que recorreremos son complicados, pero muy bonitos.


Tramo 16: Arzua-Salceda (11 km). Un delicioso recorrido por los campos de la provincia de Coruña. Llegados a Salceda podemos colgar los hábitos para acercarnos a Santiago a por nuestra merecida recompensa.


Es resumen, esta propuesta supone recorrer casi 300 kilómetros a píe.

Merecerá la pena si a usted le gusta caminar por parajes con encanto.



Read more...

Web_Cams_Travel

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Laboratorio para Sapiens

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP